Embarazo

Estoy embarazada ¿Y ahora qué?

¡Muchas felicidades, estás embarazada!

Quizás hay momentos en los que estás como en las nubes, súper emocionada porque estás esperando un bebé, pero también puede ser que te pongas muy nerviosa y te preguntes qué es lo que debes hacer ahora. Esta guía te ayudará a decidir cuáles son las cosas más importantes por hacer, para que las incluyas en tu lista de pendientes:

Calcula tu fecha de parto. No es nada difícil tan solo cuenta desde tu último periodo y sabrás mas o menos de cuantas semanas estás. Una vez sepas de cuanto estás embarazada tan solo tendras que llegar a la semana 40, ya que lo normal son 40 semanas de gestación.

Selecciona a tu médico o si tienes uno asignado acude cuanto antes. Durante los siguientes meses visitarás con frecuencia a tu médico o matrona, así que es muy importante que entre ustedes haya química y que te sientas con la confianza de hacerle cualquier pregunta, por muy insignificante que te parezca. Una vez que elijas a tu médico o matrona, haz una cita para tu primera consulta prenatal (ten en cuenta que algunos médicos querrán verte hasta que tengas 8 semanas de embarazo).

Decide cuándo darás la gran noticia. Algunas mujeres deciden dar la gran noticia justo después de que finaliza el primer trimestre, cuando el riesgo de aborto espontáneo se reduce considerablemente, mientras que otras la comparten desde el principio. Otras esperan unos cuantos meses antes de decirles a sus colegas y jefes en el trabajo, ya que temen que las traten diferente. No obstante, algunas lo anuncian de inmediato, con la esperanza de que sus familiares y compañeros de trabajo sean compasivos ante sus malestares o “raro comportamiento”. Piensa bien en cómo (en persona, a través de un video o de alguna red social, por teléfono o en una tarjeta, por ejemplo) quieres compartir la maravillosa noticia y claro, ponte de acuerdo con tu pareja. Tal vez tú querías mantener el secreto pero como tu pareja no lo sabía, lo anunció a los cuatro vientos en Facebook o Twitter.

Y lo más importante: Disfruta de tu embarazo, es una etapa preciosa para la mujer.

Alimentos prohibidos en el embarazo

En el embarazo, hay que tomar muchas precauciones relacionadas con la alimentación. Algunos alimentos no son nada recomendables, porque pueden causar molestias digestivas o, en el peor de los casos, causar enfermedades peligrosas para el feto. ¡Te decimos cuáles son los alimentos prohibidos en el embarazo!

La dieta que debemos seguir durante el embarazo debe ser saludable, equilibrada y contener productos de todos los grupos de alimentos: leche y derivados; hortalizas y verduras; legumbres secas y patatas; frutas; carnes; pescados y huevos; cereales, pastas y azúcar. No obstante, hay algunos alimentos que deberían no formar parte de ella, por lo menos en grandes cantidades, por el bien del pequeño y el tuyo propio.

¿Qué alimentos están prohibidos en el embarazo?

Antes de nada, debemos aclarar que no hay alimentos prohibidos en el embarazo, salvo que la mujer embarazada tenga alguna enfermedad. No obstante, sí que hay una lista de alimentos que no se deberían tomar crudos, y otros que tan solo deberían tomarse en pequeñas cantidades o evitarse tan solo por precaución:

  • Uno de los alimentos que debes evitar son el pescado o el marisco crudo y fresco. Desafortunadamente, el sushi no es compatible con el embarazo, puesto que si no ha estado congelado previamente, puede contener anisakis, un gusano nematodo que pasa su ciclo vital en el sistema digestivo de peces y mamíferos marinos que causa intoxicaciones alimentarias. Otro posible peligro sería la toxoplasmosis, una enfermedad infecciosa que, pese a que es inofensiva, puede ser potencialmente peligrosa para el feto.
  • La carne poco hecha también puede causar toxoplasmosis, puesto que el parásito puede encontrarse en ella. El hígado de los animales tampoco es recomendable, porque, aunque contiene mucha vitamina A, en grandes cantidades puede afectar al desarrollo del embrión, además, es posible que contenga sustancias que le dieron al animal para engordarlo.
  • Los expertos recomiendan también moderar el consumo de sal para evitar retenciones de líquidos.
  • Por último, y aunque no sean alimentos, las mujeres embarazadas deberán moderar el consumo de cafeína (café, tés o bebidas de cola), bebidas con gas, puesto que contienen, aparte de gas, azúcares y aditivos y no aportan nutrientes, y, sobre todo, el alcohol, puesto que aumenta el riesgo de aborto, parto prematuro y otras complicaciones en el parto. Además, el alcohol dificulta la absorción del ácido fólico y de otras vitaminas del grupo B, tan imprescindibles para el buen desarrollo de la gestación. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies