App Embarazo

Cambios en la semana veinte de embarazo


Estás en la semana veinte de embarazo y es posible que te realices la segunda ecografía, para comprobar que tu bebé está bien formado. Examinarán su cuerpo y podrán ver si hay alguna anomalía. Si aún no has sentido a tu bebé a partir de esta semana ya puede ser que sientas las famosas pataditas en tu barriga.
 
Es normal que tengas sueño y te sientas más agotada de lo habitual, tu cuerpo ha cambiado mucho en los últimos meses por lo que necesitas tomar pausas y mimarte un poco. Descansa cuando te sientas agotada, no te sobre exijas y evita situaciones de estrés para que no perjudiquen tu salud y la evolución de tu embarazo. 
Es probable que percibas que te cuesta un poco más de trabajo respirar, sobre todo si eres de estatura pequeña. Esto se debe a que el tamaño del bebé comienza a presionar los órganos internos. Quizás hasta empieces a roncar por primera vez en tu vida; el responsable es el aumento de estrógeno, que inflama las membranas de las mucosas que recubren la nariz.
También puedes notar que tus latidos se aceleran, en este caso el motivo es que tu corazón trabaja más rápido para poder bombear la sangre por todo el cuerpo. Todo esto es normal, no te asustes. Lo único que puedes hacer es enfrentar el día a día con calma.


 
 
¿Qué cambios están ocurriendo en el bebé?
 
Tu bebé en esta semana debe medir unos 20 centímetros de largo y su peso sobre los 250 gramos. Su cerebro también crece, ya cuenta con más de 30 millones de neuronas y es capaz de oír sonidos ya que su oído está más desarrollado. Controla su cuerpo y puede realizar movimientos intencionados. En este punto el bebé tendrá unas cejas muy finas y probablemente ya le habrán salido los primeros cabellos en su cabecita.
Sus pulmones aún no han madurado por completo pero ya le permiten respirar. En esta fase el bebé ya está produciendo una sustancia de color verde oscuro denominada meconio. Se trata de un líquido de aspecto viscoso compuesto por las células muertas y las secreciones del hígado y el estómago del feto. El meconio se acumula en el colon del feto hasta el momento del parto, una vez que el bebé esté fuera, lo expulsa. Por eso, cuando la madre rompe aguas y aprecia un líquido oscuro, es síntoma de que el pequeño está en dificultades.


 
¿Qué pueden hacer las madres en esta semana?
 
A partir de esta semana, algunas mujeres pueden llegar a ganar poco más de medio kilo por semana. Como el bebé sigue creciendo, los problemas de indigestión, estreñimiento, dolor en las piernas y deseos constantes de ir al baño se convertirán en algo cotidiano que solo desaparecerá con el parto.
Aunque el bebé ya está prácticamente formado, es importante que continúes manteniendo una dieta rica en hierro porque las demandas de este mineral por parte del feto son elevadísimas. Podrás encontrarlo en las frutas y las verduras de color verde oscuro, los frutos secos, el hígado, los huevos y en algunas legumbres, como las lentejas. Recuerda que la falta de hierro puede causar diferentes problemas, como la anemia o el parto prematuro.
En lo que respecta a los sofocos que puedes sentir, sobre todo a medianoche, debes saber que son algo perfectamente normal. Se deben, por una parte, a los cambios metabólicos y, por otra parte, al aumento de peso. Lo mejor que puedes hacer es usar ropa holgada y fresca así como mantener bien ventilada la habitación donde duermes. Darte un baño relajante antes de ir a la cama también ayudará.

Autor

info@mamademelliseisa.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Semana 21 de embarazo

22 noviembre, 2019

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies